Aunque podamos pecar de ser pesados, no nos cansaremos de aportaros ideas para conseguir una muy buena redacción de vuestro negocio.

Repite en el cuerpo del anuncio lo que ya has puesto en el título, te ayudará a posicionarte en internet. Eso sí no abuses, con 2 o 3 repeticiones es suficiente.

Cuida las primeras líneas o palabras después del título, pues los clientes no suelen acabar de leer todo el anuncio, aunque tu objetivo ha de ser que acaben la lectura, señal de que has despertado el interés.

Incluye en la descripción al menos una de las palabras clave para que la tenga en cuenta el buscador.

Genera impacto: hay que tener en cuenta las características del público objetivo al que se dirige el producto. El mensaje debe estar redactado de manera que tenga el mayor impacto posible en ese público objetivo. Por ejemplo: si se trata de un público que busca estatus, el mensaje debería resaltar el estatus que brinda el producto o servicio a quien lo posea.

Sé breve: el anuncio debe ser agradable, conciso, concreto y transmitir un solo mensaje cada vez.. Las personas no tienen tiempo para leer un anuncio que les exija más de 30 segundos. Usa frases cortas, las oraciones largas son más difíciles de disfrutar en un tiempo breve.

Sé creíble y genera confianza en el usuario.

Lenguaje: usa un lenguaje natural, fluido y fácil de entender, ni muy técnico, ambicioso o rebuscado. Escribe como si se lo estuvieras diciendo a alguien. A las personas les atrae la redacción natural, les transmite mucho más que una redacción formal y excesiva.

Evitar usar frases que suenen acartonadas y palabras que suenen muy técnicas, utilizar más bien frases que despierten emociones en el público y palabras de fácil recepción para éste. Piensa que el anuncio será leído por una persona como tú. Sé personal y cercano. Piensa en cada persona que va a leer tu anuncio, no en todas a la vez

Ortografía. Cuida muy mucho la ortografía. Una vez lo tengas acabado,  revisa y revísalo varias veces más.

Imágenes: una imagen vale más que mil palabras, pero si la imagen no enseña el producto en su mejor versión, mejor no ponerla. Debe ser un elemento persuasivo para generar deseo. Concédase la mejor resolución que pueda obtener.

Mantente al día: después de que hayas redactado tu anuncio y lo hayas utilizado durante unos meses, actualízalo y vuelve a redactarlo para promocionar un producto nuevo.

Diversifica: No trates de abarcar mucho con un solo anuncio ya que los términos de búsqueda perderán fuerza dentro del texto. Mejor hacer un anuncio específico para cada producto o familia de productos

No generar falsas expectativas. Esto puede acabar en la pérdida de clientes insatisfechos que además compartirán en diferentes redes.

Y recuerda, es muy importante que visites tu sección después de unos días para revisar el contenido, en muchas ocasiones encontramos mejoras que harán de nuestra descripción un contenido realmente atractivo y seductor para la red.